El cáncer de colon y recto o cáncer colorrectal (CCR) es un tumor maligno que se desarrolla en la última parte del tubo digestivo conocido como intestino grueso, compuesta por el colon y el recto.

Es el segundo cáncer más frecuente en la Argentina (luego del cáncer de mama en la mujer y el de próstata en el hombre) y el segundo de mayor mortalidad (luego del cáncer de pulmón). Afecta por igual a hombres y mujeres a partir de los 50 años.

En más del 90% de los casos el cáncer colorrectal tiene una lesión precursora llamada pólipo adenomatoso o adenoma (un crecimiento anormal de las células de la pared del intestino grueso) que crece lentamente, durante más de 10 años. Si este pólipo no se detecta y extirpa a tiempo, puede transformarse en un cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal es uno de los tumores malignos más prevenibles y más curables. Es prevenible porque la detección y resección de los pólipos previene la aparición de la enfermedad. Es curable porque la detección en fase temprana permite alcanzar una curación de más del 90% de los casos.

En etapas tempranas frecuentemente no presentan síntomas, por lo cual es fundamental consultar con tu medico a partir de los 50 años para realizar la prueba de tamizaje mas adecuada a tu caso.

Debes tener en cuenta que existe un grupo de pacientes con factores de riesgo como antecedentes personales o familiares de pólipos o CCR, enfermedad inflamatoria intestinal o sintomáticos (sangrado en la evacuación, dolor y/o cambios en la forma habitual de evacuar el intestino, dolores abdominales frecuentes, anemia o pérdida de peso) que deben consultar precozmente.

El cáncer colorrectal es prevenible y curable si se detecta en estadios tempranos, por eso no dudes en consultar con tu médico.